La historia de nuestra Facultad

El proyecto de la Escuela de Agronomía en la Universidad de Talca nace en 1987, ingresando la primera generación de estudiantes en 1988. El objetivo fue formar ingenieros agrónomos que aporten a la pujante industria frutícola en la Región del Maule. Durante el primer año se contrataron promisorios jóvenes profesionales para la formación del cuerpo académico, los cuales se especializarían en áreas prioritarias, tales como fruticultura, horticultura, postcosecha, riego, sanidad, fisiología y economía agraria.

Nuestra Historia

Pasado 30 años, 1.375 estudiantes han recibido el título de Ingeniero Agrónomo. Además, se han formado 94 Magíster en Horticultura, 53 Magíster en Agronegocios Internacionales (en un programa de doble titulación con la universidad de Göttingen, Alemania) y 33 Doctores en Ciencias Agrarias.

Los 26 profesores que conforman el cuerpo académico, han aportado a la agricultura chilena e internacional, mediante importantes proyectos de investigación, transferencia tecnológica y de innovación, destacando en su rol de docentes y consultores. Sus trabajos se han dado a conocer en publicaciones y conferencias nacionales e internacionales. Varios de los académicos de la Facultad de Ciencias Agrarias han ocupado importantes cargos en la construcción y el gobierno de la Universidad de Talca.

VIDEOS DE LA CARRERA

Agronomía UTalca - Admisión 2018

Productores valoraron asesoría
entregada por Centro de Pomáceas
de la UTALCA

Decanos de Agronomía reunidos en
UTALCA proyectaron desafíos de la
alimentación

Galería de Imágenes

Seres vivos más que “recursos naturales”

Ricardo Rozzi

“Si queremos mandar en la naturaleza primero tenemos que obedecerla.”

A. Huxley

“Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera.”

Pablo Neruda

“Si supiera que el mundo se acaba mañana, yo, hoy todavía, plantaría un árbol.”

M. Luther King

“La naturaleza nunca ha traicionado a quien la ha amado”

W. Wordswath

"Most of the world’s poor people earn their living from agriculture, so if we knew the economics of agriculture we would know much of the economics of being poor.”

T.W. Schultz